martes, 25 de febrero de 2014

Unicornios y Arcoíris ^^

Acabo de tragarme por enésima vez Sexo en Nueva York la película, qué manera de llorar y reír, tanto como a las chicas nos gusta en este tipo de películas, ¿a qué sí?

Estas pelis reúnen un montón de cosas que me encantan, amigas, moda, fiestas, confidencias, amor, desamor, toneladas de zapatos de tacón y áticos de ensueño en tan grandiosa ciudad como Nueva York, mmm… qué recuerdos, esta ciudad la llevo en el corazón, para mí lo tiene todo y siempre será así, los inolvidables meses qué pasé allí cambiaron mi forma de ver la vida (suspiroJ)

Puede parecer banal, sexista o topicazo, no significa que no me gusten otras cosas en la vida, cultural, actual, "in" y mil etc... de disculpa, pero en esta entrada no necesito justificación, porque es sencilla.

Esta película también me trae recuerdos de acontecimientos parecidos de mi vida real, no es que un millonario me dejara plantada el día de mi boda en la Biblioteca de Manhattan, pero sí que tengo tres amigas que cambiaron sus planes para viajar conmigo e intentar recuperar mi corazón herido.

Y por eso y por supuesto muchísimo más las querré para siempre…

Muchas veces si tu hombre te jode la vida o tu corazón se rompe, tienes amigas que te recogen los pedacitos del suelo y te los vuelven a unir con risas, ríos de alcohol, alguna que otra fiesta o simplemente escuchando tu balada triste una y otra vez.
Recuerdos, que palabra tan grande y bonita eh? También va un poco de eso esta entrada, porque resulta que el 12 de febrero, este Blog cumplió 3 añitos, cosa que me parece increíble.

Y no os podéis imaginar cuán distinta es mi vida ahora, ya tengo 31 años, qué fuerte… jajaja! Aunque no como había imaginado, siempre pensé que a esta edad estaría casada y con algún que otro bebé por ahí, y sin embargo resulta que mi vida es como la de una de esas protagonistas de película que tanto me gustan, en serio… aunque tengo una vida normal, con sus problemas como los de todo el mundo, tengo la suerte de estar trabajando, con proyectos futuros que tienen muy buena pinta, de tener una familia sana y unas amigas tan preciosas por fuera como por dentro.

Me encanta jugar a las casitas en mi pequeño piso, que si compro un cojín, que si un espejo o un par de preciosas macetas, jajaja!

Y sobre todo a lo que no pienso renunciar es a ese verdadero amor de cuento de hadas, porque sé que existe y a veces está tan cerca que puedes tocarlo con un puño.

Me gusta tener tiempo para mí, ahora sin la responsabilidad de unos hijos, salir, viajar y planear todo lo que me apetezca. Leer, seguir estudiando, aprovecho para sentirme relajada porque he terminado el último Máster que estaba haciendo, ha durado dos años y por fin, pues eso, Fin ;)

Poder ahorrar para un futuro mejor, ese en el que todo llegará, como la gran boda que me gustaría tener, buscar y decorar un nuevo hogar ya para dos y más adelante poder disfrutar de la maravilla de formar mi propia familia.
Son sueños pequeños y normales, que forman parte de un día a día, pero son míos y eso es lo que los hace parecer tan grandes. Yo creo en lo extraordinario de lo ordinario. Sin dejar de ser consciente de la realidad que tristemente nos rodea, crisis, política indescriptibles, desesperación en las calles, claro que me preocupa el futuro, por eso intento que mis sueños formen parte de él.

Soy de las que si realmente te esfuerzas obtienes grandes recompensas, ya que las cosas que ganas día a día con dedicación te engrandecen el alma.

Creo que sin prisas disfrutas más de la vida, cada etapa tiene lo suyo y ahora es mi época, treintañera que se dice pronto, pero también más madura, más cómo la “Yo” que siempre he querido ser, con algún que otro gran problema de mi vida resuelto y con los pies en la Tierra, eso sí, sobre unos taconazos de 12 centímetros…


Buscad vuestra felicidad, Bss de color Violeta…

lunes, 13 de enero de 2014

"La cura"

  Ay no, no, no, es que así no puedo estar, es cerrar los ojos y verte dentro de mi cabeza, eres una pura obsesión, me mueve la lujuria de tu recuerdo, como escuche esa música, la que bailamos los dos en esa habitación me sofoco, si no te tengo me encuentro enfermo, eres una y otra vez la fantasía que conduce mis pensamientos, todo el día el vicio de verte, rozarte, rica muchacha, esa falda, la verde, la de las flores blancas, esa que ondea cuando tu culo se mueve al caminar, la que me dejaste que te levantara, necesito suspirar, resoplar  todo el rato.

  Hoy bajabas las escaleras y el viento te quitaba el pelo de la cara, tu larga melena, morena es que me voy a volver loco… y como hueles, todo me huele a tu colonia, mis manos, mi camiseta, mi habitación.

  Sé que es un secreto, sólo lo sabemos tú y yo, en la plaza sólo unas miradas, quizás una sonrisa, si tengo suerte un par de palabras, mi estómago se encoge nada más que apareces, escucho a mis colegas y sus palabras hacia ti, entre tíos, de lo buena que estás, de qué guapa, de cómo bailas y de alguna comparación sexual que intento no escuchar, aunque jamás dejaría que se metieran contigo, si ellos supieran que mis dedos te han recorrido, de que mi lengua sabe a lo que sabe tu piel, de que esos besos acabarían con cualquier cordura.

  Me he vuelto adicto, no puedo pensar en otra cosa, jamás podría haberme imaginado que yo sería el elegido, eres lo único que quiero, eres una droga, puro sexo.

  Quiero morirme de una sobredosis de ti, me he vuelto adicto necesito verla desnuda de nuevo, debajo de mí, me pongo tenso, esas piernas rodeándome, tus ojos cerrados, tu boca abierta, joder, me va a dar algo.
           

  Cuando me pidió ayuda con las matemáticas, aluciné, pero ni por asomo, como estoy ahora.

  - Ey niño - me dijo - puedo pedirte un favor, pero no se lo digas a nadie que me da mucha vergüenza.
  Yo me paralicé, joder, no se puede estar más rica, haría lo que fuese, si su boca me lo pide.
  - No sabes matemáticas, vamos yo te ayudo, ah! y ni una palabra.

  Al llegar “esa canción me encanta”, y se pone a bailar y yo sentado, tan morenita, tan pequeñita, tan preciosa y tan irresistible joder, una pedazo de tía buenísima bailando en mi habitación y me mira y se ríe y me coge de las manos y yo me levanto porque otra cosa no, pero bailar, bailo que te cagas, y al ver que la acompaño, se pone seria y me susurra, “lo sabía, siempre te miro cuando salimos, siempre con ese ritmo sexy”

  ¿Sexy yo? bueno en realidad ya lo sabía nena, pienso y el valor que me dan sus palabras, me hacen que reaccione, me envalentono, caricias, besos y una sesión de sexo salvaje e inolvidable.

  Y aunque esto no ha pasado, "baby" para mí se queda, mi moral y tú me prohíben compartirlo, pero estos recuerdos me achicharran.

  Me está mirando y cuando nadie la ve, me guiña y yo sonrío, y los dos sabemos que vas a suspender matemáticas muñeca.

Bss de Color Violeta...